Biografía

Biografía

Gustaf Harald Edelstam, diplomático y embajador sueco, se dio a conocer internacionalmente por su destacada e incansable labor en defensa de los derechos humanos, cuyas máximas expresiones se dieron durante la Segunda Guerra Mundial, cuando protegió y rescató a cientos de judíos y a miembros de la resistencia, así como en Chile, donde rescató y ayudó a numerosos perseguidos políticos después del Golpe Militar en septiembre de 1973.

Historia personal

Proveniente de una familia noble, Harald Edelstam nació el 17 de marzo de 1913, en Estocolmo, Suecia. Sus primeros estudios los realizó en la academia militar de Kalberg, y posteriormente cursó Derecho, en la Universidad de Estocolmo. En 1939 se graduó como jurista y ese mismo año ingresó al Ministerio de Relaciones Exteriores de Suecia, realizando su primera misión como agregado diplomático, en Roma, Italia.

Segunda Guerra Mundial

En 1941 fue enviado a la embajada sueca en Berlín y luego fue asignado a Oslo, entre 1942 y 1944. En Berlín, Edelstam ayudó a familias judías perseguidas por el régimen nazi, y en Oslo protegió a miembros de la resistencia contra el gobierno pronazi de Noruega.

Fe entonces que adquirió el apodo Clavel Negro Svarta nejlikan, en sueco– que conservó el resto de su vida.

Guatemala

Entre 1948 y 1968 estuvo destacado en La Haya, Varsovia, Estambul, Indonesia y Filipinas, y en 1969 asumió como embajador en Guatemala, desde donde también representó a Suecia ante otros países centroamericanos. En años donde ese país vivía un serio conflicto armado, Edelstam se reunió con grupos y organizaciones populares que luchaban por los derechos humanos y denunció públicamente las violaciones a estos derechos en Guatemala.

Chile

En 1972 llegó a Chile, que en ese entonces era gobernado por el Presidente Salvador Allende, representante de la coalición de izquierda Unidad Popular, y que fue derrocado por el golpe militar del 11 de septiembre de 1973.

Inmediatamente después del Golpe, Edelstam protegió y ayudó a personas de distintas nacionalidades, solicitando para ello apoyo a otros diplomáticos. Dio asilo a más de 500 perseguidos políticos chilenos, salvó a 40 refugiados uruguayos de ser fusilados en el Estadio Nacional, en ese entonces transformado en una cárcel para presos políticos por el gobierno de Augusto Pinochet. Edelstam trasladó personalmente a los refugiados que salvó en el vehículo de la embajada hasta el avión que los sacó de Chile.

Asimismo, entró e izó la bandera de Suecia en la embajada cubana, en esos días asediada y atacada por los militares, declarándola parte de la embajada sueca. A través de ello, salvó a los diplomáticos y refugiados chilenos que se encontraban al interior de la sede.

La dictadura militar lo declaró Persona Non Grata, por lo que tuvo que abandonar Chile en diciembre de 1973.

Terminó su carrera diplomática en Argelia, donde se desempeñó como embajador de 1974 a 1979. Falleció el 16 de abril de 1989.
 

Los comentarios están cerrados.